Now Reading
Bounty: El Inicio de un viaje

Bounty: El Inicio de un viaje

Terminaba el año 2009 cuando en la plataforma YouTube comenzaron a aparecer una serie de videos crípticos, los cuales no decían mucho pero cautivaban con su composición, como si se tratase de un cuento bizarro que invita al espectador a no quitar la vista de encima. En conjunto con los videos, varios periodistas y blogs de música comenzaron a recibir un a serie de correos anónimos haciendo referencia a estas grabaciones. Pero, ¿qué significaban? ¿Quién estaba detrás de ellos?; Las especulaciones no se hicieron esperar y nombres como Trent Reznor, Bjork, Lady Gaga, entre otros, comenzaron a aparecer en distintos artículos, tratando de resolver el misterio qué había comenzado con esta serie de videos extraños.

Las vistas a los videos aumentaban y el misterio continuaba, pero eso no impedía que quienes llegaban a “iamamiwhoami” – nombre adquirido a través de las redes y las pistas obtenidas mediante los videos crípticos –  disfrutaran de su extraño sonido etéreo, extrañamente sexual y muy bien acompañado de una voz casi fantasmal. BOUNTY, título del primer disco (Segundo en cronología de lanzamiento) y el cual toma su nombre al juntar el título de todas, invita al mundo a ver su trabajo mediante la leyenda “A quien corresponda (To Whom It May Concern) tal sus canciones nos invitan a ser disfrutadas mediante una experiencia llena de sorpresas.

Comenzando con B, el disco nos lleva por un viaje acompañado de sonidos sin sentido que curiosamente logran formar una melodía nostálgica, incierta pero agradable al oído y que logra cautivar al espectador, para luego seguir con O (que ciertamente, me parece una de las mejores del disco), una canción más clara y digerible para aquellos que no están muy familiarizados con lo electrónico/experimental pero que gustan del género Electrónico/Synthpop con roces experimentales que le dan un sonido único.

Los serie de videos continuaban apareciendo y en todos ellos se mostraba una mujer rubia cuya cara había sido distorsionada y no lograba distinguirse, pero con una temática en común: Imágenes asociadas al folklore nórdico de la Mandrágora (Imágenes tales como el Nacimiento, crecimiento, semen de un hombre colgado, etc.), no fue sino hasta la aparición de T cuando por fin se logró confirmar la identidad de esa figura rubia detrás de los videoclips, quién no era otra que Jonna Lee, artista sueca -conocida por canciones como Something so quiet – que había tenido una corta carrera como solista en Suecia y llevaba tiempo fuera del ojo público.

Al preguntar a Philharmonic – la Antigua agencia de Jonna Lee – sobre el proyecto, su respuesta fue “Si Jonna Lee está involucrada, no tenemos conocimiento de ello”, pero las pruebas lo confirmaban: El registro de las canciones mostraba no solo a Jonna Lee sino también a Claes Bjorklund (Ex-tecladista de la banda Travis) como autores de títulos como “Up!/Higher”, “The Sound of Letting Go/Love”, and “Little Hope/Sing a Song of Fire”, todas ellas letras de las canciones de BOUNTY.

Canciones como N-1, T, Y al igual que John rompen con la lúgubre nostalgia del disco para hacernos realizar un extraño baile como el de Ionnalee (nuevo pseudónimo de la artista para reemplazar el dado por las redes y para reclamar su identidad como artista), que si bien no es una danza coreografiada como acostumbran algunos, es atractiva, única y que logra darle un sello particular a la artista. Cabe destacar que la música de BOUNTY es mejor si la escuchas acompañada de sus videos, pues estos son parte del concepto creado por la artista en conjunto con la fotografía y dirección de John Strandh (Fotógrafo Sueco que ha acompañado a Lee a lo largo de su Carrera) y que logra en el espectador una experiencia audiovisual única.

See Also

BOUNTY es sin duda un viaje interesante y peculiar que logró sembrar las bases para el proyecto de Ionnalee y que a su vez logra identificar a la artista con un sonido único e inigualable. Te invito a conocer su trabajo y déjame saber tus comentarios!.

View Comments (0)

Deja un comentario